¿Es mejor hacerse pareja de hecho o matrimonio?

¿Es mejor casarse o hacerse pareja de hecho?

Diferencias entre matrimonio y pareja de hecho

Cada vez son más las parejas que, en lugar de casarse, optan por hacerse pareja de hecho. Es una figura creada expresamente para aquellos que no quieren, bajo ninguna circunstancia, contraer matrimonio.

El matrimonio y la pareja de hecho no son lo mismo. De hecho, no tienen los mismos derechos ni tampoco las mismas obligaciones.

Las comunidades autónomas son las encargadas de regular las leyes que hacen referencia a las parejas de hecho. Por eso, en muchos casos, algunos derechos del matrimonio se han ido añadiendo a las parejas de hecho. No obstante, siguen sin ser lo mismo.

Las grandes diferencias se encuentran en las herencias. Además, tampoco son iguales en materia fiscal.

¿Quién puede casarse?

No todo el mundo puede contraer matrimonio. Y es que se tienen que cumplir algunos requisitos indispensables para que se lleve a cabo.

Tal y como dice la ley:

El matrimonio es la unión estable y permanente de dos personas del mismo o diferente sexo. Tramitado el expediente previo, conforme a la legislación del Registro Civil y acreditada la capacidad matrimonial (artículo 56 CC), los contrayentes expresarán su consentimiento ante la autoridad competente (artículo 57 CC) y dos testigos, extendiéndose la inscripción o el acta correspondiente que se inscribirá necesariamente en el Registro Civil correspondiente.

De este modo, no podrán contraer matrimonio:

– Aquellos menores de edad que no estén legalmente emancipados.

– Las personas cadas previamente que no hayan disuelto el matrimonio anterior.

– Parejas que tengan un vínculo de consanguinidad hasta el tercer grado.

– Las personas que hayan sido condenadas por haber sido autores o haber participado en la muerte dolosa de su cónyuge anterior. La excepción sería si obtuviesen una dispensa del Ministerio de Justicia.

¿Quién puede hacerse pareja de hecho?

A nivel estatal, no están reguladas las parejas de hecho. En cambio, son las Comunidades Autónomas las que dicten cómo se rigen.

De este modo, según la comunidad autónoma en la que residamos, la normativa para las parejas de hecho cambiará.

En cualquier caso, hay algunos requisitos indispensables para hacerse pareja de hecho:

– Los dos deben ser mayores de edad.

– A la hora de hacerse pareja de hecho habrá que acreditar un mínimo de uno o dos años de convivencia. Para ello, habrá que aportar el testimonio de testigos.

– Quien quiera hacerse pareja de hecho no podrá estar casado.

– Como la pareja de hecho dependerá de la comunidad autónoma en la que resida, al menos uno de los miembros tendrá que estar empadronado en esa comunidad.

– Además de la pareja, tendrán que acudir dos testigos el día que se inscriban como pareja de hecho.

No podrán formar una pareja de hecho:

– Aquellos menores de edad que no estén legalmente emancipados.

– Las personas cadas previamente que no hayan disuelto el matrimonio anterior.

– Parejas que tengan un vínculo directo de consanguinidad o adopción dentro del tercer grado.

– Tampoco podrán registrarse como pareja de hecho quienes tengan una relación estable con otra persona.

¿Cuáles son las diferencias entre pareja de hecho y matrimonio?

A la hora de escoger si queremos casarnos o hacernos pareja de hecho, debemos tener en cuenta las diferencias entre una fidura y otra.

Son muchos los aspectos que cambian:

Descendencia

Cuando hablamos de hijos tras una separación, no hay grandes diferencias entre las parejas casadas o las parejas de hecho. La única diferencia es el procedimiento de ruptura de la pareja, ya que un matrimonio será a través de una separación o divorcio, mientras que una pareja de hecho tendrá que hacer un procedimiento verbal.

Compensatoria

Si una pareja casada se separa o divorcia, la parte más desfavorecida podrá solicitar una pensión compensatoria durante el propio procedimiento.

Cuando se trata de una pareja de hecho, si bien algunas Comunidades Autónomas regulan que exista una pensión compensatoria, habrá que celebrar un juicio declarativo ordinario en reclamación de compensación económica por ruptura de la pareja de hecho. En muchos casos, se trata de un procedimiento costoso y complicado.

Régimen económico

A la hora de celebrar un matrimonio, existe tres regímenes económicos posibles: separación de bienes, gananciales o partición en ganancias. En las parejas de hecho, en cambio, no existen.

Y es que las parejas de hecho están sujetas a las comunidades autónomas. Serán ellas quienes determinen qué trámites hay que seguir para determinar qué régimen económico regulará a la pareja.

Pensión de viudedad

Cuando fallece uno de los cónyuges de un matrimonio, la otra parte tendrá derecho a una pensión de viudedad. Será así independientemente del tiempo que lleven casados o del nivel de ingresos de superviviente.

En las parejas de hecho, en cambio, habrá que acreditar que se cumplen una serie de condiciones para poder cobrar esta pensión:

– La pareja tendrá que haber mantenido su relación, ininterrumpidamente, durante al menos dos años antes de la defunción. Para ello, habrá que acreditar que se registraron como pareja de hecho en ese momento.

– Antes del fallecimiento, la pareja tendrá que haber convivido, de forma ininterrumpida, durante los 5 años previos como mínimo. Para poder acreditarlo, ambos tendrán que estar empadronados en ese domicilio.

– Cada Comunidad Autónoma determinará cuál es el límite de ingresos del superviviente para poder percibir la pensión.

Herencias

Las parejas de hecho deben hacer, si quieren que sea su pareja quien herede en caso de fallecimiento, un testamento. En el caso de los matrimonios, en cambio, el superviviente tendrá derecho al usufructo del tercio de mejora.

La Declaración de la Renta

Un matrimonio puede elegir si hace la Declaración de la Renta de forma individual o conjunta, en función de sus intereses. En las parejas de hecho, en cambio, no existe la posibilidad de hacerla conjunta.

La disolución de la pareja

Un matrimonio se puede disolver por distintos motivos:

– Porque uno de los cónyuges fallezca.

– Tras el matrimonio, se inicia un periodo de 3 meses para que uno de los cónyuges solicite el divorcio sin tener que alegar ninguna causa.

La pareja de hecho, en cambio, se disuelve:

—De común acuerdo, notificándolo e inscribiéndose en el registro.

—Uno de los miembros de la unión puede solicitar, de forma unilateral, la disolución de la pareja.

– Si uno de los miembros de la pareja fallece.

– Tras seis meses de separación de hecho, la pareja se podrá disolver.

– Una pareja de hecho quedaría disuelta si uno de los miembros se casa con otra persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio